Mara

Un día me ví en la calle… No sé si me fui de parranda y la lié parda… O se cansaron de mi y me la liaron.
El caso es que tuve que apañarmelas sola, aún siendo una canija y un día, buscando refugio, se me cruzó una humana de esas con alitas, que alimentan a gatitos callejeros….me puse ciega a comer y me fui de nuevo a mi escondite muy agradecida.
Así día tras día… Sentía el olor de la comida y oía el contoneo de las alas de ese ángel e iba corriendo a llenar la tripa, volviendo luego a mi refugio secreto.
Un día, otro humano con alas, esta vez de los que llevan el coche cargado de jaulas trampa y transportines, y se dedican a controlar colonias, apareció….Ella dice que me capturó… La ingenua aún no sabe que fue al revés. Yo la capturé a ella y a todos los demás que me vieron… Saqué el manual “cómo conseguir un hogar” y me puse a poner ojitos y ladear la cabeza cuando me acariciaban… Y funcionó!!!
Así que aquí estoy….camelandome a mi casa de acogida y poniendo caritas adorables y miradas seductoras para las fotos a ver si conquisto a algún humano más para que sea mi papi o mami para siempre.
Ya estoy esterilizada, desparasitada y con chip. Me falta test y vacuna que se me harán en cuanto pase la cuarentena.

Si quereis conocerme y que os camele, escribir a: adopciones@gestionfelinamadrid.org

Los campos marcados con un * son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies